El membrillo es un alimento emparentado con la manzana. Ambos pareja ideal del queso. Su dulzor y fuerza aromática demandan elementos externos para contrarrestar y elevar aún más sus atributos. La tradicional combinación con queso no es fortuita. Son productos que se combinan muy bien ya que equilibran y armonizan uno con otro.

Si te preguntas con qué queso es mejor, te diremos que no hay una respuesta única válida. Depende del gusto de cada persona o de la receta. En dulce se combina divinamente con quesos como el mascarpone o una crema de untar. Por el contrario, en salado resulta interesante maridar el membrillo con quesos de naturaleza más marcada. La torta del Casar es una excelente elección. Su textura cremosa y sabor intenso admite acompañar al dulce de membrillo en simples tostas o como parte de rellenos.

La gama de quesos azules brinda un maridaje exquisito debido a su sabor más pronunciado y particular. Roquefort, cabrales o gorgonzola italiano muestran un contraste delicioso al degustarlo con el dulzor del membrillo. Equilibrio mutuo. Otra opción más versátil y popular es con el queso de rulo de cabra. Un comodín ideal que siempre funciona a la hora del picoteo.

Ingredientes

Elaboración

  1. Para poder formar el timbal, necesitas que el queso esté bastante frío así su pasta estará endurecida. Dejar la Torta del Casar unas horas en la nevera antes de la elaboración.
  2. Ayúdate con unos aros de emplatar. Corta finos discos de membrillo y de Torta del Casar.
  3. Coloca de manera alterna dichos discos. Una porción de queso y otra de membrillo con una cuchara. Aprieta para continuar con las sucesivas capas.
  4. En la última capa, tras añadir dulce de membrillo, agrega unos granitos de crocanti de almendras. ¡Le darán una textura especial!
queso con membrillo

Degustación

Este aperitivo es ideal para combinar en tostas crujientes. Puedes optar con regañás y colocar en ellas pequeñas porciones de timbal de membrillo y Torta del Casar. ¡A disfrutar del delicioso aperitivo!

Maridaje

Para maridar la receta de queso con membrillo, te sugerimos un vino que complemente la riqueza del queso y la dulzura del membrillo. Aquí tienes algunas opciones:

  • Vino Blanco Seco: Un Chardonnay o un Sauvignon Blanc son opciones clásicas. Estos vinos, con sus notas frutales y acidez equilibrada, pueden cortar la riqueza del queso y refrescar el paladar después de la dulzura del membrillo.
  • Vino Tinto Ligero: Un Pinot Noir o un Tempranillo joven pueden ser compañeros sorprendentes. Estos vinos, con su cuerpo ligero y taninos suaves, pueden complementar la textura del queso sin abrumar el dulzor del membrillo.
  • Vino Dulce: Para un contraste dulce con dulce, un Moscatel o un Sauternes pueden ser encantadores. Estos vinos, con su dulzura natural y notas frutales, armonizan maravillosamente con la dulzura del membrillo y el sabor del queso.
  • Jerez o Vino de Oporto: Si prefieres un vino fortificado, un Jerez seco como Fino o Manzanilla, o un Oporto Tawny pueden ofrecer un contraste intrigante con la textura cremosa del queso y la dulzura del membrillo.

Recuerda servir el vino a la temperatura adecuada: los blancos ligeramente fríos y los tintos a temperatura ambiente. Esto asegurará que los sabores del vino y la comida se complementen de la mejor manera.

Información nutricional

La combinación de queso con membrillo es no solo deliciosa, sino también interesante desde el punto de vista nutricional. Vamos a desglosar los componentes principales:

Queso: Dependiendo del tipo de queso que elijas (Manchego, Brie, Camembert, etc.), la información nutricional puede variar. En general, el queso es una excelente fuente de proteínas, calcio y vitaminas del grupo B. Sin embargo, también es alto en grasas saturadas y colesterol, y puede tener un contenido significativo de sodio. Por ejemplo, 100 gramos de queso torta del casar pueden tener aproximadamente:

  • Calorías: 350-400 kcal
  • Proteínas: 25-26 g
  • Grasas: 35-40 g
  • Carbohidratos: 0-2 g
  • Sodio: 600-900 mg
  • Calcio: 500-1000 mg

Membrillo: El dulce de membrillo es rico en azúcares, dado su proceso de elaboración. Sin embargo, en su forma natural, el membrillo es una fuente de fibra y vitaminas como la vitamina C. En 100 gramos de dulce de membrillo, podrías encontrar aproximadamente:

  • Calorías: 240-270 kcal
  • Proteínas: 0.1-0.5 g
  • Grasas: 0.1-0.5 g
  • Carbohidratos: 60-70 g (en su mayoría azúcares)
  • Fibra: 1-2 g

Ten en cuenta que estas cifras pueden variar dependiendo de las marcas y de cómo se prepare el dulce de membrillo.

NEWSLETTER

Suscríbete para saber más

Recibe información sobre la cultura del jamón y el queso y nuestras mejores ofertas.

Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarle una mejor experiencia, optimizando nuestro sitio web y nuestros servicios. Al hacer clic en ACEPTAR, aceptas el uso de cookies.